Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

Valdivia, nueve de Julio de dos mil ocho.

VISTOS:

A fojas 1, doña Isabel Gantz Margulis, abogado, domiciliada en calle Eduvijes 791 de la ciudad de Osorno en representación de don Roberto Adolfo Hott Krull, en los autos particionales ?Schmidt con Hott?, interpone recurso de queja en contra del Juez partidor, don Mauricio Fehrmann Miranda, quien con fecha 29 de mayo de 2008 pronunció una sentencia por medio de la cual falló un incidente de nulidad y un recurso de reposición interpuesto por su parte. Al efecto, reproduce en su tenor la referida resolución sosteniendo que la misma ha sido pronunciada con falta o abuso grave desde que en ella se ha contravenido texto legal expreso, se han vulnerado las reglas de hermenéutica jurídica causando como consecuencia de dichas trasgresiones un agravio a su parte, incurriendo además en una falsa apreciación de los antecedentes del proceso, conductas todas que hacen procedente el presente arbitrio. Explicando, sostiene la compareciente que el citado juez, mediante esta única resolución se pronunció en forma simultánea respecto de dos peticiones diversas, rechazándolas por las consideraciones que explicita, las que resultan contradictorias entre sí asunto vedado por el legislador conforme lo preceptuado por el artículo 768 Nº7 del Código de Procedimiento Civil . Añade que el juez partidor sostiene que por haber expirado el plazo de 2 años que la ley le señala para el desempeño de su función ha dejado de tener jurisdicción para seguir tramitando el pleito, salvo las excepciones legales, entre las cuales no está contemplado la resolución del incidente de nulidad, no obstante proceder a analizar los fundamentos de la misma según se advierte de los motivos 7 y 8 lo que no importa sino entrar al conocimiento de la incidencia. Resulta incomprensible que el juez partidor en una misma resolución y respecto de solicitudes presentadas en forma coetánea se haya inhibido del conocimiento de una y no de otra. Agrega que si el vencimiento del plazo para concluir la partición impide al árbitro conocer del recurso de nulidad, también le impide pronunciarse respecto de los recursos de reposición y apelación subsidiaria, especialmente si se considera que la declaración de improcedencia del primero es el fundamento de la supuesta extemporaneidad de los segundos. De este modo ? se afirma- el partidor no ha actuado con arreglo a los principios elementales que regulan el proceso y, en su entender, tampoco ha procedido de forma imparcial, desinteresada y de buena fe. En cuanto al fondo el razonamiento del partidor, respecto de la validez de la notificación efectuada mediante carta certificada, no solo es errado, sino que además contraviene texto legal expreso y denota una falsa apreciación de los antecedentes del proceso, pues se trata de un árbitro de derecho y como tal sujeto a las normas previstas en el Código de Procedimiento Civil , citando expresamente los artículos 629 y 648 de este cuerpo de leyes. De otro lado afirma que su representado Roberto Hott Krull, en atención a estimar como improcedente el juicio particional por no reunirse las condiciones previstas al efecto no compareció a ninguna de las audiencias verbales en que se ventilaron las materias del proceso particional, por lo que no ha consentido que las notificaciones se practiquen de forma diversa a aquellas expresamente permitidas por la ley, desde que el quórum exigido por el artículo 629 ya citado es la unanimidad de las partes, de lo cual se concluye que la notificación mediante carta certificada practicada a su parte denegando los recursos de casación formal y apelación así como las posteriores efectuadas por la misma vía, no ha sido hechas con arreglo a la ley, esto es, personalmente o por cédula y en consecuencia las resoluciones deficientemente notificadas no pueden producir efecto alguno. Añade que en el caso de autos no se estableció la fecha desde la cual había de entenderse practicada la notificación. Las normas que establecen y reglamentan las notificaciones son de orden público, por lo tanto, de derecho estri cto de modo que su interpretación debe ser restrictiva no pudiendo quedar determinada al arbitrio del juez. La omisión de señalar la época desde la cual debe entenderse practicada la notificación en el proceso, lo vicia absolutamente impidiendo todo efecto vinculante. Los principios relativos a las notificaciones judiciales deben aplicarse en toda su extensión cualquiera sea la clase de juicio o gestión en que incida la resolución judicial que se trata de notificar. La notificación es una actuación formal, debiendo cumplir con las exigencias legales para que surta el efecto previsto, resultando un principio reiteradamente expuesto por la Excma. Corte Suprema que ninguna resolución o mandato de justicia produce efecto ni empece perjuicio a los interesados sin que le sea notificada en la forma legal correspondiente, principio que reconoce y eleva a precepto el artículo 38 del Código de Procedimiento Civil . En el caso de autos, la forma de notificación empleada ?carta certificada- no es aplicable en virtud de la norma del artículo 629 del Código citado, al juicio particional, y además, la forma de notificación empleada no ha reunido los requisitos que la ley establece al efecto, de lo cual resulta que la resolución dictada por el partidor de fecha 07 de mayo de 2008 no ha sido notificada con arreglo a la ley y debió acogerse el recurso de nulidad deducido por su parte. Al no hacerlo, se ha obrado contraviniendo texto expreso de ley incurriendo además y en forma inexcusable en una errada interpretación de los antecedentes del proceso.Al inhibirse de fallar el incidente de nulidad y por otro lado conocer y pronunciarse en relación a los recursos de reposiciòn y apelación subsidiario denegándolos por extemporáneo, ha obrado abusivamente, máxime si se considera que la resolución del primero es determinante para una adecuada resolución de los segundos, pues de acogerse la nulidad resultaba improcedente declarar la extemporaneidad de los segundos, ya que el fundamento de dicha resolución no es otro que la notificación por carta certificada, desde la cual se ha contado el plazo para estimar los segundos como presentados fuera de plazo. Contrario a lo resuelto por el Juez Partidor, este conserva su jurisdicción no obstante el vencimiento del plazo del compromiso, atento a lo previsto en los incisos tercero y cuarto del artículo 235 del Códi go Orgánico de Tribunales. Añaden que, contrario a lo expresado por el juez recurrido, tampoco es efectivo que en la especie debe aplicarse, en relación a los recursos de reposición y apelación subsidiaria el plazo del artículo 181 inciso 2º del Código de Procedimiento Civil , desde que en la especie se hicieron valer nuevos antecedentes que hacían exigible la reposición de la resolución, calidad que tienen todos y cada uno de los hechos en que se funda la situación denunciada respecto de la notificación del laudo y ordenata, los que eran de por sí suficientes para justificar, además, la actuación oficiosa del juez en los términos de los artículos 83 y 84 del Código de Procedimiento Civil , si obrare de buena fe, entendiendo por ?nuevo antecedente?, todo hecho jurídico que no estuvo en conocimiento del tribunal cuando se dictó la resolución recurrida. Sostiene que mediante la presentación de 23 de mayo de 2008, su parte solicitó al tribunal reponer la resolución de 07 de mayo de 2008 que rechazó conceder los recursos de casación en la forma, apelación y reclamación deducidos por su parte en contra del Laudo y la Ordenata, por estimárseles extemporáneos, argumentando que la reposición solicitada era procedente ya que, según consta en el proceso, la sentencia supuestamente notificada en forma legal a don Roberto Hott Krull lo fue en el domicilio de la ciudad de La Unión, habiéndose ordenado previamente exhortar al Tribunal de Río Bueno y practicándose dicha gestión por la receptora judicial del tribunal de dicha jurisdicción, ministro de fe que carece de competencia al efecto circunstancias estas que vician dicha notificación por lo que la misma no ha producido efecto alguno, debiendo con ello entenderse notificada el Laudo y la Ordenata desde que existiese constancia en el proceso que su parte había tomado conocimiento del mismo, esto es, desde el día de la presentación de los recursos denegados y no desde la fecha en que realizaron las notificaciones...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS