Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

Temuco a dos de Diciembre de dos mil cinco.

VISTOS:

A fojas tres comparece don EDUARDO REVECO QUEZADA, abogado, quien recurre de hecho en contra de la resolución de fecha 30 de Septiembre de 2005, dictada en la causa 1001-05 del Juzgado de Policía Local por su titular don RENATO IGLESIAS RIOSECO, por la cual se le denegó un recurso de apelación interpuesto en contra de la resolución dictada con fecha 26 de Agosto de 2005, por la cual no se dio lugar a un incidente de nulidad de todo lo obrado presentado por su parte.

Expresa que las razones dadas por el Juez recurrido, son erradas por cuanto la sentencia no ha podido estar firme y ejecutoriada, como lo ha entendido el Juez, ya que las acciones y resoluciones posteriores han mantenido pendiente la ejecutoridad del fallo.

Señala, en lo pertinente al recurso, que la apelación debió concedérsele porque básicamente, la resolución recurrida puso término y barrera final al proceso, impidiendo su continuación, lo que le otorga el carácter de sentencia interlocutoria de aquéllas que fallan un incidente del juicio estableciendo derechos permanentes a favor de las partes, según lo dispone el artículo 158 del Código de Procedimiento Civil , lo que la hace apelable de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 187 del mismo cuerpo legal.

Termina solicitando que se declare que el recurso es procedente.

A fojas 9 rola informe del juez recurrido, don Renato Iglesias Rioseco, Juez Titular del Juzgado de Policía Local de Collipulli, señalando que se apeló la resolución que rechazó la nulidad interpuesta y puso término al juicio, negándose lugar a dicha apelación porque se consideró que la solicitud de nulidad de todo lo obrado no puso término al juicio ni pudo hacerlo po r cuanto la parte presuntamente agraviada tenía el derecho de interponer los recursos de reposición o apelación de conformidad con lo dispuesto por los artículos 21 y 32 de la ley 18.287 y no los interpuso, como a su parecer procedía.

Finalmente señala que la denegación de la apelación su fundó en lo dispuesto por el artículo 32 de la ley 18.287 que establece los dos casos en que la apelación es procedente, la definitiva, que no es el caso de autos, y las que hagan imposible la continuación del juicio, lo que tampoco es del caso, pues las incidencias planteadas lo fueron después de la dictación de la sentencia definitiva; en ningún otro caso es procedente el recurso de apelación en el procedimiento ante los Juzgados...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS