Sentencia nº I-1-2010 de Juzgado de Letras y Garantía de Taltal, 26 de Mayo de 2010 - Jurisprudencia - VLEX 574815894

Sentencia nº I-1-2010 de Juzgado de Letras y Garantía de Taltal, 26 de Mayo de 2010

Fecha de Resolución:26 de Mayo de 2010
Emisor:Juzgado de Letras y Garantía de Taltal
Procedimiento:Reclamo
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Taltal, veintiséis de mayo de dos mil diez.

VISTOS, OIDOS Y CONSIDERANDO:

PRIMERO

Que ante este Juzgado de Letras y del Trabajo de Taltal compareció doña F.P.C., chilena, casada, relacionadora pública, domiciliada en calle S.N.° 602 comuna de Taltal, en representación de la empresa COMUNICACIONES P&P LIMITADA, del giro de su denominación, de su mismo domicilio, interpuso reclamo contra multa administrativa N° 8353/2010/17 y 8353/2010/18 de la Inspección Comunal del Trabajo de Taltal, representada por su jefe comunal don L.C., ignora segundo nombre y profesión, domiciliados en calle A.P.N.° 515, Interior Edificio Municipal, con el objeto que se deje sin efecto las multas aplicadas por ser contrarias a derecho, o en su casa, se rebajen prudencialmente.

Funda su acción en que con fecha 01 de julio de 2009, la empresa COMUNICACIONES P&P LIMITADA, suscribió un contrato de honorarios con doña V.D.C.B.D., para que en su calidad de contratista prestara servicios para asesorar en la implementación y puesta en ejecución en certificación de calidad ISO 9001-2000, en las instalaciones de la Planta ENAMI de Taltal (Empresa Nacional de Minería). La prestación de dicho servicio de contratista tendría un precio o costo de $1.800.000.- el cual se pagaría en seis cuotas, iguales y sucesivas, de $300.000 mensuales. La primera cuota se pagaría en el mes de julio de 2009 y la última de ellas durante diciembre de 2009, dándose por cumplido dicho servicio el día 30 de diciembre 2009, es decir, el contrato estableció un servicio que tendría una vigencia máxima de 6 meses a contar de la fecha de su celebración. Sería la empresa la que emitiría las boletas de servicios respectivas, mes a mes.

Para efectos de cumplir con los plazos y estándares de eficiencia que exige la Planta ENAMI Taltal, señala, que se estableció en el contrato de honorarios que se suscribió con doña V. delC.B.D., específicamente en su cláusula sexta, la aplicación de una multa equivalente al 1% diario del valor del contrato, para el caso de atrasos, fallas o cumplimiento de honorarios, que podría descontarse del precio total fijado por el servicio. Dicha cláusula contractual, tiene como fundamento: a) que el servicio prestado por la contratista debe ejecutarse dentro de la faena de su mandante y debe ejecutarse conjuntamente con las demás actividades que realiza la empresa reclamante, para efectos de entregar a la planta ENAMI Taltal un servicio eficaz y de calidad, y por lo tanto, se hace necesario exigir al contratista que al menos asista diariamente a la faena, sin que ello signifique la existencia de un vinculo de subordinación y dependencia con la misma, y consecuentemente, la contratista se haya visto obligada a cumplir un horario fijo de llegada y salida y, menos aún, ha permanecer por determinado tiempo en la faena, b) como las actividades que debe desarrollar la contratista se realizan dentro de la faena de ENAMI Taltal, su mandante exige llevar un registro de asistencia de todas las personas que trabajan o prestan servicios a Comunicaciones P&P Limitada, para efectos de controlar la entrada de personas a la faena, a fin de salvaguardar sus propios intereses como mandante y al mismo tiempo, los intereses de su propia empresa, frente a eventuales responsabilidades, por accidentes, robos, hurtos, entre otros, c) por último, se justifica dicha cláusula, para efectos de contar, si fuere necesario, con un parámetro objetivo de cálculo para aplicar la multa que allí se establece.

Indica, que los servicios prestados por el contratista se llevan a cabo normalmente, hasta el mismo día 30 de diciembre de 2009, día en que el contrato de honorarios llegaba a su fin, servicio que no estuvo exento de inconvenientes. Sin embargo, se resolvió extender su permanencia e ingreso a la faena por un tiempo prudente, que no pasaría de 30 días, para efectos de que la contratista pudiese finiquitar sus servicios, pues algunos se encontraban aún inconclusos, a objeto de de no tener que aplicar la multa convenida ni dar paso a acciones judiciales por incumplimiento de contrato.

Es más, señala que la misma contratista, sin saber diferencia entre un contrato de honorarios y un contrato de trabajo, presenta su renuncia voluntaria a la empresa con fecha 10 de octubre de 2009, señalando que ponía término a la relación laboral o contrato individual de trabajo por motivos personales, a lo cual no se le dio ningún curso legal o administrativo, pues se le señaló que en su calidad de contratista no podía poner término a un contrato de honorarios, y que mas bien “la renuncia” constituía un acto propio de los contratos de trabajo, por lo tanto, resultaba improcedente renunciar al contrato por ella suscrito. Es bajo el contexto anterior, que la contratista se desempeñó en la faena de Planta ENAMI Taltal hasta el día 18 de enero de 2010, fecha en la cual se retiró como de costumbre, sin volver a la faena en lo sucesivo.

Agrega que con posterioridad a la fecha antes señalada, doña V. delC.B.D., al parecer se entera que estaba embarazada o quizás ya lo sabía desde hace mucho tiempo, situación totalmente desconocida para dicha parte, y es con fecha 8 de febrero de 2010 que se le notifica la denuncia N° 0204/2010/02 realizada por doña V.B. por ser separada ilegalmente de sus funciones como trabajadora amparada en fuero maternal, para lo cual acompañada ante el órgano fiscalizador, certificado de embarazo que jamás presentó en sus oficinas o en las instalaciones de la faena.

Reitera que doña V.B. ejerció labores de contratista hasta el día 30 de diciembre de 2009, sin que jamás se le haya contratado con posterioridad como trabajadora bajo vínculo de subordinación y dependencia. Sin embargo, aprovechándose de su embarazo, y ha sabiendas que el contrato de honorarios no le daba derecho a gozar del fuero maternal, y que por lo demás dicho contrato ya había terminado con fecha 30 de diciembre de 2009, denuncia ante la Inspección del Trabajo, señalando que se ha desempeñado como trabajadora de la empresa Comunicaciones P&P Limitada durante 18 días del mes de enero de 2010, aseveración que constituye una manifiesta falacia, pues ese día feriado no se trabajaba, aduciendo que su supuesta separación de funciones por parte de la empresa antes citada es ilegal por lo que se encontraría amparada por el fuero maternal, todo ello hace incurrir a la Inspección del Trabajo en un error de apreciación, organismo que termina aplicando las multas respectivas para dichas infracciones, sin que los hechos que sirven de base a la denuncia correspondan a lo efectivamente sucedido.

SEGUNDO

Que con fecha 05 de abril de 2010 don L.C.G., por la reclamada INSPECCIÓN COMUNAL DEL TRABAJO DE TALTAL, ambos con domicilio en calle A.P.N.° 515 de esta ciudad, contesta la reclamación solicitando su rechazo.

Funda su solicitud en que con fecha 02 de febrero de 2010 la Inspección Comunal del Trabajo de Taltal, recibe denuncia en contra de la reclamante en razón de haber separado ilegalmente a la trabajadora V.B.D., la que se encuentra cubierta por fuero maternal. Luego, con fecha 08 de febrero de 2010, se cita al representante de la empresa reclamante para que concurra con fecha 10 de febrero de 2010 a las dependencias de la Inspección del Trabajo de Taltal.

Agrega que con la finalidad de constatar los hechos denunciados la fiscalizadora actuante, doña F.O.S.A., previa revisión del certificado médico que da cuenta del embarazo de 13+1 semanas de la trabajadora, verifica efectivamente que la afectada había sido despedida con fecha 18 de enero de 2010, ya que hasta ese día registro su asistencia. Además, hace presente que la empresa no acompaña documentación alguna que acredite las razones del término de la relación laboral de la trabajadora.

Indica que de acuerdo al procedimiento administrativo, corresponde que el fiscalizador levante el acta respectiva expresando en la misma: a) el tipo de fuero laboral de que se trata. En este caso, el fuero maternal establecido en el artículo 201 del Código del Trabajo; b) la forma en que se acredita dicho fuero. En el presente caso, mediante el respectivo certificado médico; c) la constatación de la existencia de la relación laboral y su duración, estableciendo la comprobación de la circunstancia de haber sido separado de sus funciones el trabajador. En la especie, el 18 de enero de 2010; d) la constatación de no contar el empleador con la autorización judicial para separar o despedir a la trabajadora aforada; e) la información al empleador acerca de la imposibilidad de separar a la trabajadora y de la aplicación de las respectivas multas en el caso de no allanarse a poner término a la separación indebida; f) la actitud del empleador, si se allana o no termina con la separación. En el presente procedimiento, el empleador no se allana a deponer la actitud, por lo cual se comunica la aplicación de la multa por no otorgar el trabajo convenido a la trabajadora defiriéndose la notificación de dicha multa para un acto de revisita. El proceso de revisita tiene por objeto que el empleador, en dicha oportunidad, nuevamente pueda enmendar su infracción; g) acto de la revisita expresando nuevamente si el empleador se allana a reincorporar a la persona separada...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA