Sentencia nº T-6-2010 de Juzgado de Letras del Trabajo de Chillán, 29 de Diciembre de 2010 - Jurisprudencia - VLEX 574819242

Sentencia nº T-6-2010 de Juzgado de Letras del Trabajo de Chillán, 29 de Diciembre de 2010

Fecha de Resolución:29 de Diciembre de 2010
Emisor:Juzgado de Letras del Trabajo de Chillán
Procedimiento:Tutela
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Chillán, veintinueve de diciembre de dos mil diez.

VISTO, OIDO Y CONSIDERANDO:

PRIMERO

Que, es parte demandante en denuncia por vulneración de derechos fundamentales con ocasión del despido y acción subsidiaria por despido improcedente, C.A.G.V., vendedora, domiciliada en Pasaje Turquesa N2 1188, V.D.I., Comuna de Coihueco.

SEGUNDO

Que mediante las acciones indicadas, la demandante persigue la responsabilidad de FOTOGRÁFICA FULL COLOR LIMITADA, del giro de su denominación, legalmente representada en virtud de lo dispuesto en el artículo 4º del código del trabajo, por C.G.M.V., o por quien haga las veces de tal en virtud de dicho artículo, ambas domiciliadas en Mall Plaza El Roble, Local 115, comuna de Chillán.

Como hechos relevantes de la denuncia por infracción de derechos fundamentales, indica los siguientes:

Con fecha 12 de diciembre de 2005, fue contratada bajo vínculo de subordinación y dependencia para prestar servicios como vendedora para Fotográfica Full Color Limitada, en el local ubicado en Mall Plaza El Roble, Local 115, de esta ciudad. Expone que era práctica habitual en la empresa, que cada vez que faltaba dinero o alguno de los productos que se comercializaban en ella, así como cuando los clientes pagaban con documentos que luego eran protestados, que los propios trabajadores debían firmar un "contrato de préstamo", en el cual aceptaban el descuento de dichos montos de sus remuneraciones, debiendo hacer ellos frente a dichas faltas y asumiendo el riesgo de la empresa, ya que de no aceptar tal descuento eran amenazados de despedido, situación que le ocurrió por primera vez en el año 2006, en que por haber vendido un producto que fuera pagado con un cheque sin fondos, tuvo que aceptar el descuento del valor de la venta, de sus remuneraciones.

Antecedentes del despido: Explica que el Jueves 01 de Julio del año en curso, aproximadamente a las 20:30 horas, se encontraba en el local junto a la jefa de la tienda, G.S., y al hacer el reporte de ventas del día, constató que faltaba la cantidad de $400.000, correspondientes al dinero obtenido de las ventas. Hace presente que, durante el día, también estaba otra vendedora del local de nombre M.B., pero se retiró al finalizar su turno, a las 19:00 horas. Ella señaló después, que los había dejado en la caja de ventas, pero en el lugar, sólo había billetes sueltos de las pocas ventas que había realizado en la hora que estuvo sola atendiendo. Lo anterior la sorprendió de sobremanera, ya que en el local se tomaba la precaución, de que una vez que se reunía cierta cantidad de dinero (aproximadamente $100.000.-), éste se guardaba en la caja fuerte, para justamente, evitar robos o pérdidas de los mismos. Expone que el viernes 2 de julio, G. les indicó que por órdenes de don C.M., los $400.000 que se habían perdido, debían pagarlos ambas vendedoras por partes iguales, por lo que luego debían firmar el contrato de préstamo de la empresa por dicho valor, bajo amenaza de ser despedidas por robo, sin derecho a indemnización, vulnerando así su honra e integridad psíquica, al tratarla de ladrona.

Pese a esta amenaza, no firmó el contrato de préstamo, ya que firmar, significaba aceptar que había robado dicho dinero, lo que no era efectivo. Al día siguiente, 03 de julio del año en curso, efectuó una denuncia (03184) ante Carabineros de Chile por el delito de amenazas, dejando constancia que se sentía amenazada por la jefatura de Santiago y por la jefa de tienda, para que se hiciera responsable del dinero que se había extraviado. Por ser día sábado, no podía concurrir a la Inspección del Trabajo, por lo que decidió hacer la denuncia en Carabineros, pero el día lunes siguiente, 5 de Julio, dejó la respectiva constancia ante la Inspección del Trabajo.

El día 5 de julio de 2010, la jefa de local, le hizo entrega de una carta de despido, en la que se indicaba que, desde esa fecha se ponía término a su contrato de trabajo, por la causal legal contemplada en el artículo 161 inciso 1 del Código del Trabaja, esto es, "necesidades de la empresa, ocasionadas por la reestructuración de la organización".

En los días posteriores, su compañera M.B., estuvo ausente del trabajo por razones personales, pero durante esos días reflexionó y decidió que no estaba en condiciones de quedarse sin trabajo y que aunque le pareciera injusto, iba a aceptar las condiciones que se le imponían, de manera que cuando regresó, firmó el documento sobre contrato de préstamo (del que no le dieron copia) y siguió trabajando, debiendo soportar el descuento de un total de $200.000.- en sus remuneraciones, en tres cuotas de $66.666.- cada una.

Señala que de los antecedentes indicados precedentemente, se desprenden indicios suficientes e inequívocos de que en la especie se han vulnerado los derechos fundamentales denunciados, hechos que hacen del todo procedente lo dispuesto en el artículo 493 del Código del Trabajo, que dispone que "Cuando de los antecedentes aportados por la parte denunciante resulten indicios suficientes de que se ha producido la vulneración de derechos fundamentales, corresponderá al denunciado explicar los fundamentos de las medidas adoptadas y de su proporcionalidad".

DEL DESPIDO VULNERATORIO DE DERECHOS FUNDAMENTALES:

El acto del despido invocado en su contra, importa necesariamente la transgresión de derechos fundamentales, en la especie, a las garantías contempladas en el artículo 485 del Código del Trabajo en relación con los artículos 19 Nº 1º y 4º de la Constitución Política de la República.

Respecto a los derechos vulnerados, señala lo siguiente:

  1. - Derecho a la integridad psíquica:

    Este derecho se encuentra consagrado en el artículo 19 Nº 1 de la Constitución Política que señala "la Constitución asegura a todas las personas:

    1. - El derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la persona."

    Es recogida por el Código del Trabajo, tanto en su artículo 5º al señalar que las facultades del empleador "tienen como límite el respeto a las garantías constitucionales de los trabajadores", como en el artículo 485 que hace aplicable el procedimiento de Tutela laboral cuando en las relaciones laborales se afectaren los derechos fundamentales consagrados en el artículo 19 de la Constitución Política, entre otros, en su número 1º inciso primero. Asimismo, el derecho a la integridad psíquica se encuentra reconocido en los tratados internacionales ratificados por nuestro país, específicamente en el artículo 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, 6 N° 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, 22 N° 1 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y 5 N° 1 de la Convención Americana de Derechos Humanos que, de acuerdo a lo preceptuado en el artículo 59 de nuestra carta fundamental, el Estado de Chile se ha obligado a reconocer y promover.

  2. - Respecto del segundo derecho fundamental vulnerado, esto es, el respeto y protección a la vida privada y a la honra de la persona y su familia, el cual se encuentra consagrado en el artículo 19 Nº 4 de la Constitución Política y en el artículo 485 del Código del Trabajo.

    La honra, se encuentra definida en el diccionario de la Real academia española de la siguiente forma: 1.- Estima y respeto de la dignidad propia. 2.- Buena opinión y fama, adquirida por la virtud y el mérito. 3.- Demostración de aprecio que se hace de alguien por su virtud y mérito.

    El derecho a la honra...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA