Sentencia de Tribunal del Biobio, 11 de Julio de 2016 - Jurisprudencia - VLEX 682121625

Sentencia de Tribunal del Biobio, 11 de Julio de 2016

Fecha de Resolución:11 de Julio de 2016
Emisor:Tribunal del Biobio
Ruc:GR-10-00083-2015
RIT:15-9-0001031-9
Servicio:Servicio de Impuestos Internos
Procedimiento:Procedimiento general de reclamación
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Concepción, once de julio de dos mil dieciséis.

VISTOS:

En lo principal del escrito de fojas 35 y siguientes, comparece don E.V.S., abogado, RUT n° 5.179.109-6, domiciliado en calle A. n° 250 oficina 712 de la cuidad de Los Ángeles, en representación de A., G. y P. Limitada, R. n° 81.624.000-K, de giro Grandes Tiendas y Venta de Vestuario Artículos del Hogar en general; representada legalmente por don R.R.A.G., R. n° 7.398.611-7, factor de comercio, ambos con domicilio en calle Colon n° 500 de la cuidad de Los Ángeles; quien deduce reclamo tributario contra de la Resolución EX. n° 349 de fecha 08 de mayo de 2015 emitida por la VII Dirección Regional del Servicio de Impuestos Internos.

Fundando su reclamo, expresa lo siguiente:

Señala, que la resolución reclamada declara improcedente parte de deducción del pago provisional por utilidades absorbidas ascendente a la suma de $17.771.323, por lo que presentó recurso de reposición administrativa y voluntaria con fecha 29 de mayo de 2015, mediante la cual solicitó la anulación de resolución reclamada, resolviéndose a través de Resolución Exenta n° 51186 de fecha 05 de agosto de 2015 “no ha lugar a lo solicitado en orden de dejar sin efecto Resolución Ex. n° 349, pronunciada por la Jefa de Departamento de procedimientos administrativos y tributarios, abogada, Sra. Sandra Bravo López”.

Agrega, que dentro de las partidas rechazadas se encuentran las siguientes:

  1. - Pérdida por robo de mercaderías contabilizadas por $58.000.000.

    Indica, que con fecha 19 de octubre de 2013, la contribuyente presentó

    querella criminal por hurto ante el Juzgado de Garantía de Los Ángeles, lo anterior, producto de una investigación practicada en la bodega de muebles y menajes de la empresa, donde se pudo comprobar que faltaban 137 unidades de colchones y box spring marca R. avaluados en la suma de $37.000.000 y 114 unidades de muebles avaluados en la suma de $21.000.000, tomados a su valor costo, razón por la cual rebajó de los resultados del periodo 2013 como pérdida por robo la suma de $58.000.000.

    Expone, que el Servicio rechazó dicho gasto al considerar que no se acreditó fehacientemente el cumplimiento de los requisitos señalados en el art. 31 de la Ley sobre Impuesto a la Renta.

    Agrega, que la resolución que resuelve el recurso de reposición administrativa reconoce que dicho gasto se encuentra contabilizado en el libro mayor folio 66231 de 31 de diciembre de 2013 por $58.000.000, voucher 296T, sin perjuicio de la querella criminal, sin embargo, sostiene que de acuerdo a las instrucciones contenidas en el manual 6 “se acepta la deducción de estas pérdidas cuando sean comprobadas por sentencia ejecutoriada u otros medios suficientes a juicio de la Dirección Regional respectiva, siempre que sean inherentes al giro del negocio”, señalando además, que no se encuentra con sentencia ejecutoriada por la Fiscalía de Los Ángeles.

    Luego, hace mención a las normas contenidas en el artículo 31 inciso tercero n° 3 de la Ley de la Renta, artículo 8 letra d) del D.L 825 de 1974, artículo 10 del D.S n° 55 de 1977, Circular n° 03 del 13 de enero de 1992.

    Añade, que a través de otros medios diferentes a la sentencia ejecutoriada, comprobaron el robo, pérdida y consecuente gasto, ya que se encontraba contabilizado y existe una querella cuya investigación está en curso, donde existen imputados, por lo que el Servicio aplicó un criterio demasiado subjetivo, provocando un perjuicio al contribuyente.

    Señala, que las pérdidas o gastos están directamente relacionadas con giro del negocio, ya que las especies son parte de su comercio, lo que no fue considerado en ninguna parte de las resoluciones impugnadas.

    Solicita, se acepte el gasto de $58.000.000 por pérdida por robo mercaderías debidamente contabilizada, por haberse acreditado el gasto con querella criminal y todos los documentos relacionados, los que constituyen prueba suficiente.

  2. - Castigo de deudas incobrables por cheques protestados por $28.093.958.

    Señala, que efectivamente existen cheques por $28.093.958 protestados girados a nombre del contribuyente en pago por compras de mercaderías y que dichos cheques se enviaron al abogado para cobranza judicial, la cual consiste notificar el protesto al girador y posteriormente presentar la demanda ejecutiva mandamiento de ejecución y embargo, pero que dicha cobranza no tuvo resultados positivos, pues no se recuperó ni un peso de la misma por lo que registró la pérdida contable y correspondiente como gasto.

    Sin embargo, el Servicio estimó que debía rechazarse el gasto por no haberse aportado los documentos necesarios para acreditar el castigo, fundado en la Circular n° 24 de fecha 24 de abril de 2008, sobre tratamiento tributario del castigo de créditos incobrables.

    Agrega, que se acreditó que los cheques están relacionados con el giro del negocio, se contabilizaron oportunamente y se agotaron los medios de cobro, acreditado con el informe del abogado, ya que no existe otra forma de carácter más objetivo.

    Luego, hace mención y analiza algunas consideraciones de la Circular n° mencionada precedentemente.

    Concluye señalando que el Servicio debió presumir la buena fe del contribuyente y considerar que las deudas incobrables constituyen un gasto por haberse agotado los medios de cobro.

  3. - Corrección monetaria por $18.957.618.

    Señala, que existen tres empresas relacionadas con la reclamante y que deben dinero, a saber, D.A.G.L. compró mercaderías al contribuyente por la suma de $725.198.702, compras que se efectuaron durante los años 1999 a 2011; A.G.H. Limitada compró mercaderías por $33.432.204, compras efectuadas durante los años 2002 y 2003; y A.G. y Cia. Limitada compró mercaderías por la suma de $ 31.269.856 durante los años 2002 y 2003.

    Indica, que dichas deudas no fueron pagadas por lo que se encuentran registradas y anotadas en el balance del contribuyente en la partida “Cuentas por cobrar empresas relacionadas” y en el balance de las tres empresas deudoras como pasivos exigibles, en sus cuentas contables, registran la “Cuentas por pagar empresas relacionadas”.

    Agrega, que durante el ejercicio comercial 2013, año tributario 2014, se aplicó corrección monetaria sobre la suma de $798.900.762, correspondiente a la deuda de las tres empresas mencionadas precedentemente, aplicando a estos efectos la variación del IPC, lo que dio como resultado la corrección monetaria de $18.957.618, suma que constituyó un gasto que se rebajó de la base imponible y que el Servició rechazó, fundando su rechazo en el artículo 41 de la Ley de Impuesto a la Renta.

    Añade, que la suma de $18.957.618 corresponde en derecho a la corrección monetaria de cuentas por cobrar de empresas relacionadas, y consecuencialmente un gasto que solicita sea considerado, como tal.

    Finalmente, solicita se tenga por presentada la reclamación en contra de Resolución n° 349 de fecha 08 de mayo de 2015, considerando los gastos invocados como aceptados, con costas.

    A fojas 46, por resolución de 01 de septiembre de 2015, se tuvo por interpuesto el reclamo y se confirió traslado al Servicio de Impuestos Internos.

    A fojas 52 y siguientes, comparece don F.C.R., abogado, cuya personería consta a fojas 49, en representación de la VIII Dirección Regional del Servicio de Impuestos Internos, con domicilio en Avenida O’Higgins n° 749,

    la ciudad de Concepción, quien evacúa el traslado conferido a fojas 46, solicitando el rechazo del reclamo deducido.

    Fundando su defensa expone lo siguiente:

    Que, con fecha 08 de mayo de 2014, la reclamante presentó formulario 22 folio 241235524 correspondiente al Año Tributario 2014, solicitando una devolución de $111.946.000, efectuándose devolución por $87.628.960 y por tanto no devolviendo la suma de $24.317.040.

    Luego, con fecha de 08 de mayo de 2015, se emite Resolución Exenta 349, la cual declara improcedente parte de la devolución solicitada por contribuyente en su formulario 22 por concepto de pagos provisionales por utilidades absorbidas (PPUA) ascendente a $17.771.323 y autoriza la devolución de $6.545.717, ante lo cual con fecha 29 de mayo de 2015, la reclamante presentó reposición administrativa en contra de la Resolución Exenta n° 349, la que fue rechazada por el ente fiscal con fecha 05 de agosto de 2015.

    Seguidamente, se refiere a los fundamentos del reclamo y procede a hacer mención a cada una de las partidas reclamadas.

    En cuanto a la pérdida por robo de mercaderías, hace mención a dispuesto en el artículo 31 inciso tercero n° 3 de la Ley de Impuesto a la Renta, señalando que la norma del artículo 10 letra b) del Reglamento de la Ley

    Impuesto a las Ventas y Servicios no se aplica al Impuesto a la Renta, sobre todo teniendo presente que el principio que el legislador impuso a todo gasto es que debe encontrarse acreditado fehacientemente.

    Agrega, que a falta de la sentencia definitiva ejecutoriada, podrán utilizarse otros medios de prueba que entreguen certeza de que la pérdida de mercadería se debe a la ocurrencia de un robo y no simples retiros por parte de los propietarios de la empresa o de trabajadores con autorización de los primeros, por lo que podrían haberse acompañado la declaración de testigos que hayan presenciado el robo o las circunstancias en que ocurrieron los hechos, situación que no ha sucedido.

    Indica, que las pérdidas deben hacerse valer en el ejercicio que se producen y, en el presente caso, la propia querella menciona hechos que habrían sucedido a contar del año 2010 por lo que el reclamante ha debido acreditar que las especies le fueron sustraídas exclusivamente en el año comercial 2013, lo contrario, implicaría justificar y validar su...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA