Sentencia nº O-8-2017 de Juzgado de Letras de Victoria, 4 de Diciembre de 2017 - Jurisprudencia - VLEX 700052253

Sentencia nº O-8-2017 de Juzgado de Letras de Victoria, 4 de Diciembre de 2017

Fecha de Resolución: 4 de Diciembre de 2017
Emisor:Juzgado de Letras de Victoria
 
EXTRACTO GRATUITO

Victoria, cuatro de diciembre de dos mil diecisiete.

VÍSTOS, OÍDOS Y CONSIDERANDO;

PRIMERO: Comparece don G.F.R.M.A., Abogado, domiciliado para estos efectos en Avenida las Condes N°11.380, oficina N°91, comuna de Vitacura, de la ciudad de Santiago, en calidad de mandatario judicial, según se acreditará de don ONALDO PATRICIO VASQUEZ FLORES, Ingeniero, domiciliado para estos efectos en Cerro Apoquindo N°3880 Hacienda Las Mariposas, comuna de Victoria, quien dice:

I. demanda en Procedimiento de Aplicación General Laboral por Nulidad del Despido, Despido Injustificado y Cobro de Prestaciones Laborales Adeudadas, en contra de la ex empleadora de mi mandante, la Ilustre Municipalidad de Victoria, cuyo representante legal es don J.J.S., ambos domiciliados para estos efectos en Lagos N° 680, Victoria, de conformidad a los antecedentes de hecho y fundamentos de derecho que a continuación paso a exponer:

1.- Antecedentes de la relación laboral.

Mi representado comenzó a prestar servicios bajo subordinación y dependencia a favor de la Ilustre Municipalidad de Victoria a partir del 1° de Enero del año 2009, mediante múltiples contratos de honorarios, pero que en la realidad eran contratos de trabajo. Además, la totalidad de labores que desempeñó durante todo el periodo laboral, fueron con constantes aumentos de sus funciones y remuneraciones, hasta el momento del despido del que fue víctima el mandante, el día 31 de Diciembre del año 2016.

En efecto durante el tiempo en que mi representado desempeñó sus servicios a favor de la demandada, trabajó como "JEFE DE LA UNIDAD DE DESARROLLO ECONÓMICO LOCAL" de La Unidad de Desarrollo Económico Local, cargo evidentemente estable, permanente e indispensable en la Organización jerárquica de la Municipalidad de Victoria. Durante todo el periodo fue sujeto a jornadas de trabajo claramente establecidas, al poder de mando de sus superiores y, a su vez, al deber de obediencia en el desempeño de sus funciones.

No obstante, el contrato celebrado con la demandada en abierta infracción a la legislación aplicable, corresponde a aquellos denominados "Contrato de Honorarios", en la realidad dichos servicios configuraron una efectiva relación laboral sujeta al vínculo de subordinación y dependencia como se expondrá más adelante.

2. Regulación de la relación laboral:

Previo a determinar el régimen jurídico aplicable a la relación jurídica laboral entre mi representado con el Municipio de Victoria, como MARCO REGULATORIO, es preciso señalar que regímenes estatutarios no fueron aplicables. En tal sentido es dable señalar que el mandante nunca fue contratado como funcionario municipal según lo dispuesto por la Ley N° 18.883 sobre Estatuto Administrativo para F.M., en ninguna de sus categorías, debido a que no ingresó a prestar servicios en la forma que dichas normativas especiales prevén, ni en las condiciones que esa normativa establece: planta; contrata; suplente.

Siendo persona natural, mi representado tampoco estuvo sometido a un estatuto especial de aquellos que aplican en el Municipio.

Por lo tanto y según los contratos celebrados por mi representado, éste prestó servicios como "Encargado de la Unidad de Desarrollo Económico Local (UDEL)". Conforme lo anterior, y a pesar de las numerosas funciones descritas en el párrafo anterior, se le contrató bajo la norma del artículo 4° de la Ley N° 18.883.

Pues bien la situación fáctica del anterior fallo es equivalente a la relación laboral que vinculó a mi representado con la Ilustre Municipalidad de Victoria, desde el momento en que los servicios se extendieron por más de 7 años, realizando los mismos servicios bajo las características esenciales propias de un contrato de trabajo, en cometidos genéricos, permanentes en el tiempo y desplegados de forma ininterrumpida.

De lo antes dicho, resulta claro que dichas funciones que desplegó mi representado a favor de su ex empleadora no reunían las exigencias que para ello establece el artículo 4o de la Ley N° 18.883, norma excepcional que por lo demás debe ser interpretada en sentido estricto y restringido, y que considera dichas exigencias sólo para aceptar la existencia de un contrato de honorarios bajo dicha preceptiva.

3.- Antecedentes del término de la relación laboral.

La Municipalidad de Victoria procedió el día 31 de Diciembre de 2016, a despedir informalmente a mi representado, y que, como se acreditará en la etapa procesal correspondiente, careció de todos los requisitos legales exigidos del caso. No señaló con exactitud y claridad los hechos ni las causales por el cual dio término a la relación laboral, es más, no señaló ninguna causal legal de las contenidas en el Código del Trabajo infringiendo de esa forma lo ordenado expresamente por el artículo 162 inciso primero del Código del Trabajo, como tampoco acreditó los pagos previsionales de todo el período de la relación laboral, entre otras irregularidades.

En consecuencia, conforme señala el artículo 168 inciso primero del Código del Trabajo el despido debe entenderse realizado "sin invocación de causa legal", y por tal razón debe condenarse a la empleadora al pago de las indemnizaciones contempladas en el artículo 162 inciso cuarto y 163 inciso dos, más el recargo del artículo 168 inciso primero letra b), todas normas del Código del Trabajo.

4.- Índice de Subordinación y Dependencia:

Resulta indispensable para los efectos de este libelo, centrar la atención en las cuantiosas diferencias que existen entre un contrato de trabajo y uno a honorarios, toda vez que la Municipalidad no consideró al momento de celebrar contratos de honorarios con mi representado, el estatuto jurídico idóneo que resultó en su momento aplicable.

En tal sentido la empleadora, consideró de forma unilateral las condiciones de dicho contrato y en definitiva no reconoció que en la práctica y más allá de lo que señalen los documentos, la relación entre el mandante y el municipio se constituyó por elementos propios de un contrato de trabajo y que se alejaron a todo evento, de un contrato de honorarios. Todo lo anterior basado en las siguientes diferencias que se suscitaron entre los documentos físicos y los hechos realmente acontecidos en la realidad:

El mandante prestó servicios en favor de la Municipalidad de Victoria durante 8 años, de forma constante, sujeta a una jornada de trabajo y con el cargo de "Encargado de la Unidad de Desarrollo Económico Local", función que de toda notoriedad es propia de una institución municipal. Quedando de manifiesto que la labor que realizó durante el tiempo por el cual se extendió su contratación, no correspondió en la práctica a la ejecución de labores específicas como consultorías o de asesoría, siendo éstas últimas propias de la contratación a honorarios.

En la especie durante todo el periodo por el cual se extendió la relación laboral, el mandante fue objeto de instrucciones por parte de su ex Jefe Directo don E.S.B., quien era el Administrador Municipal, estando sujeto en todo momento a la observancia de este, tanto al inicio como al término del turno de trabajo, y ejecutando en la práctica una serie de labores que tuvieron su origen en el poder de mando de su jefe directo; tal como se expresa en los diversos contratos firmados entre el mandante y el Municipio.

Es preciso señalar además que estas labores no fueron susceptibles de caracterizarlas como simples lineamientos, puesto que justamente en la práctica dichas órdenes constituyeron un claro ejemplo de existir un vínculo de subordinación y dependencia, siendo estas claras, precisas y ejercidas directamente sobre la persona del mandante, sin posibilidad alguna de negarse a la ejecución de dichas instrucciones.

En cuanto a la obligación de cumplir con una jornada de trabajo y de asistir regularmente a la empresa: En el contrato de trabajo, el trabajador no solo tiene la obligación de asistir a prestar sus servicios, sino que también debe hacerlo de forma regular y periódica en las dependencias de la empresa, de manera tal que constituye una obligación el cumplir con la jornada de trabajo pactada en el contrato, claro índice de existir subordinación y dependencia. En el contrato a honorarios, el profesional no está obligado a asistir regularmente a la empresa, puede ser que asista con motivo de su trabajo, pero en ningún caso constituye una obligación para él asistir, ni menos cumplir con una jornada de trabajo.

En la práctica efectivamente mi representado cumplió durante 8 años con una jornada de trabajo pactada, que consistió en una jornada semanal de 45 horas, distribuida de lunes a viernes, con una jornada diaria que comenzaba a las 08:30 y culminaba a las 17:30 horas, contemplando una hora de colación, que se materializaba entre las 14:00 y 15:00 horas, (sin perjuicio que el Contrato de fecha 04 de Enero de 2016 señaló que el demandante tendría una jornada de trabajo semanal de 44 hrs. Todo lo señalado precedentemente, constituye claros índices de subordinación y dependencia. Además de ello debía presentarse diariamente en las dependencias de la institución, o en el lugar que se le asignare.

Con todo fue el propio contrato suscrito por las partes de este juicio de fecha 04 de Enero de 2016, donde se estipuló la jornada de trabajo de 44 hrs. semanales, y aún más en el Numeral "Décimo Quinto" se consignó que el demandante tendría un control de su horario de trabajo a través de un libro de asistencia o un reloj control, claro índice de existir en la realidad un vínculo de subordinación y dependencia.

En cuanto al lugar y regularidad en la prestación de servicios: En el contrato de trabajo, el trabajador presta sus servicios en las dependencias de la institución, de forma regular y continua. En el contrato a honorarios, el profesional trabaja por su cuenta y la asistencia a la empresa es esporádica, irregular y discontinua o puede ser que siquiera exista.

En la especie, mi representado, prestó servicios en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA