Sentencia nº O-85-2018 de 1° Juzgado de Letras de San Carlos, 1 de Abril de 2019 - Jurisprudencia - VLEX 777165929

Sentencia nº O-85-2018 de 1° Juzgado de Letras de San Carlos, 1 de Abril de 2019

Fecha de Resolución: 1 de Abril de 2019
Emisor:1° Juzgado de Letras de San Carlos
 
EXTRACTO GRATUITO

Demandante : C. delC.A.O.

Demandado : María Paz Romero Méndez

Materia : Despido injustificado.

RIT : O-85-2018

S.C., uno de abril de dos mil diecinueve.

VISTO Y OÍDO:

Demanda. Comparece doñaC.D.C.A.O., Asesora de Hogar, domiciliada en Condominio Los Casares III, T.B., departamento N° 22 de la comuna de San Carlos y para estos efectos en calle V.M.N.° 380 de la misma comuna interpone demanda en Procedimiento Ordinario Laboral, en contra de doña M.P.R.M., ignora ocupación, domiciliada en Ruta N- 31, Km 20, Sector Cachapoal de la comuna de San Carlos.

Funda su demanda en que comenzó a prestar servicios para su empleadora directa, bajo vínculo de subordinación y dependencia, en los términos del artículo 7° del Código del Trabajo, el día 03 de noviembre del año 2016, pero su contrato de trabajo jamás se escrituró.

Indica que fue contratada en un inicio para hacerse cargo del cuidado de la hija de la demandada, la menor F.S.R.. Durante el periodo que prestó servicios a su empleadora estos fueron modificándose hasta incluir también labores de aseo, además de otras propias del hogar y, luego de su nacimiento, también el cuidado del hijo menor de la demandada, R.S.R.. Dentro de las labores que realizaba en el cuidado de los niños se encontraban, entre otras, la de retirarlos del establecimiento educacional pre-básico al que asisten, alimentarlos, mudarlos y velar por su integridad física y psicológica, cosa que siempre hizo con mucho cariño y esmero. El lugar donde prestó sus servicios corresponde al inmueble ubicado en calle Málaga N° 845, C. Los Casares III, T.B., departamento N° 13 de la Comuna de S.C., que en aquel tiempo era el domicilio de su empleadora y su familia.

La jomada de trabajo convenida desde las 08:00 hrs. a hasta las 18:00 hrs., tres veces a la semana, pudiendo variar los días en que debía cumplir su función, dependiendo de los turnos que correspondieran a su empleadora en su propio empleo.

En el desempeño de sus funciones recibía órdenes directas de doña M.P.R.M., quien se desempeña como jefe de obras, cuyo domicilio laboral corresponde al de calle F., Obra Portal del Sur II, de la comuna de S.C..

Agrega que su remuneración mensual convenida consistía en la suma de $150.000 pagadera mensualmente en dinero efectivo, dentro de los primeros 5 días del mes siguiente al periodo trabajado.

Respecto al despido indica que a inicios del mes de septiembre de 2018, su empleadora le señaló que durante algunos días ella estaría en la casa por lo que no se preocupara si no la llamaba durante algún tiempo para asistir a sus labores y que lo tomara como un descanso. No obstante lo anterior, los días pasaron y luego de un par de semanas se acercó a hablar con la demandada y consultar que ocurría, ya que estaba preocupada por la falta de comunicación hacia ella. Le señaló entonces que ella la llamaría cuando lae necesitara y que transferiría su sueldo en su cuenta R. del modo que lo había hecho con el del mes de Agosto en caso de no llamarla dentro de septiembre.

Llegado ya el día 01 de octubre se encontró con una transferencia hecha por la demandada a mi cuenta por la suma de $20.000 por lo que, creyendo se trataba de un error, la llamé. En ese instante, a pesar de haber sido ella quien le impuso el “descanso” en el mes de septiembre, le señaló que ese era el monto que le correspondía recibir ya que casi no había trabajado durante el mes. Tan pronto como le hizo ver que no le parecía justo y no estaba de acuerdo, procedió a señalarle que ya no requería de sus servicios y, al consultarle si la estaba despidiendo le señaló que, si bien ya no la necesitaba más porque se había ido a vivir con su madre, no le estaba despidiendo porque no existía contrato entre ellas.

Hace presente que al momento de su despido, tenía aproximadamente 11 semanas de embarazo y que dicha condición se encontraba en conocimiento de su empleadora al menos desde el mes de agosto de 2018.

Así las cosas, el día 10 de octubre de 2018, se dirigió a la oficina de la Inspección del Trabajo Local, en donde estampó reclamo y se activó la fiscalización a que se asignó el número 17 de 2018, atendido el hecho de encontrarse cubierta por el fuero materno.

Como ya señaló anteriormente, en virtud de su Reclamo se activó la fiscalización a que se asignó el número 17 de 2018, no obstante ello, dicha fiscalización terminó sin resultados favorables para ella toda vez que entrevistada la denunciada negó la existencia de la relación laboral y señaló que solo le “ayudaba” con sus hijos.

Añade que fue notificada del resultado de la fiscalización con fecha 08 de noviembre de 2018, como consta de copia del acta que acompaña en otrosí, en donde además se le informó que contaba con 60 días para concurrir al tribunal.

Manifiesta que el despido del que fue objeto es del todo ilegal, ya que a la fecha en que éste ocurrió se encontraba gozando de fuero laboral maternal de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 201 del Código del Trabajo, el que se extiende hasta un año después de su descanso de maternidad, es decir, hasta el mes junio de 2020 y, por tanto, para proceder a su despido su empleador requería previamente obtener autorización judicial en los términos del artículo 174 del Código del Trabajo, autorización con la que la demandada no contaba, ni entonces, ni ahora.

Agrega que el despido del que fue objeto es además, del todo intempestivo, pues no se le informó con la debida anticipación prescrita por la ley y de manera verbal. El despido del que fui objeto es también injustificado, por cuanto al realizarse de manera verbal, omitiendo informarme por escrito la causal invocada, resulta además carente de justificación legal. Además de lo señalado precedentemente, el despido es también nulo, por aplicación de lo dispuesto en el artículo 162 del Código de Trabajo, al encontrarse impagas la totalidad de sus cotizaciones previsionales correspondiente al periodo trabajado.

En caso que la demandada se niegue o no pueda reincorporarme, en iguales condiciones a las anteriores, deberá pagar a esta parte el total de sus remuneraciones (debidamente reajustados) por todo el tiempo que se encontró separada de sus funciones, el que habrá de entenderse como efectivamente trabajado para todas los efectos legales y contractuales, del modo dispuesto por el artículo 174 del Código del Trabajo.

De acuerdo a lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA