Sentencia nº T-75-2018 de Juzgado de Letras del Trabajo de Iquique, 26 de Abril de 2019 - Jurisprudencia - VLEX 784330009

Sentencia nº T-75-2018 de Juzgado de Letras del Trabajo de Iquique, 26 de Abril de 2019

Fecha de Resolución:26 de Abril de 2019
Emisor:Juzgado de Letras del Trabajo de Iquique
 
EXTRACTO GRATUITO

PODER JUDICIAL

CHILE

IQUIQUE, veintiséis de abril de dos mil diecinueve.

VISTOS Y CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que, compareció ante este Tribunal doña S.H.V.H., E. de Párvulos y Profesora de Educación Diferencial, con domicilio en Calle Orella N° 433, Iquique, quien interpone demanda en procedimiento de tutela laboral por vulneración de derechos fundamentales en contra de su ex empleador CORPORACIÓN MUNICIPAL DE DESARROLLO SOCIAL DE IQUIQUE, representada legalmente por J.P.S., ignora profesión u oficio, con domicilio para efectos de esta demanda en calle S.N., comuna y ciudad de Iquique, Región de Tarapacá, Chile, solicitando declare que se ha incurrido en una limitación a sus derechos y garantías fundamentales con ocasión del despido.

Relata que el año 2014 fue contratada como docente y que hasta el año 2017 nunca tuvo problemas con sus alumnos, apoderados, funcionarios, docentes ni directivos, siendo a fines de marzo de ese año que comenzaron aquellos, luego de una reunión con la directora del colegio. Agrega que el 30 de octubre de 2017, día el cual se reintegró al colegio, luego de licencia médica, comienza a recibir por parte de las técnicos de párvulos del nivel y de apoderados, relatos verbales de situaciones irregulares relacionadas con el trato y cuidados hacia sus hijos, por parte de una educadora en reemplazo, señalando que luego de un tiempo hizo entrega de las cartas, alguna de las cuales no fueron recibidas por la autoridad del colegio.

Relata, a continuación, una serie de situaciones de desavenencia y malos tratos proporcionados por directora y otras autoridades del establecimiento educacional.

Señala que por los mentados sucesos, denunció vulneración a sus derechos fundamentales y el jueves 28 de diciembre de 2017, se realizó en la Inspección del Trabajo de Iquique, comparendo entre la representante de CORMUDESI, la abogada Sra. C.Z.P., la abogada de la inspección del trabajo, la asistente social también de dicha institución y la suscrita. Después de una breve reunión, en las cuales planteó como remedio que la directora le pidiera disculpas frente a sus compañeras y solicitando que el hecho de recurrir a la inspección del trabajo por el agobio laboral vivido, no fuese a perjudicar su continuidad laboral en la Corporación, no llegando a acuerdo.

Indica que el día viernes 29 de diciembre de 2018, último día que se trabajaba para todos aquellos docentes que habían cumplido con todas las exigencias administrativas, en cual se reflejaba con la hoja de ruta completa y firmada por todos aquellos responsables de revisar si todo estaba en orden, para así iniciar las vacaciones docentes, no asistió por estar descompensada y con fuertes dolores de estómago.

Agrega que el 26 de febrero se dirigió a las dependencias de CORMUDESI, para retirar su orden de trabajo 2018, informándosele que la directora, le había dejado a disposición y que las postulaciones a las plantas docentes 2018 se habían cerrado, por lo que la secretaria le dice que tiene que plantear su situación al secretario general de la entidad, el que le informa que la directora fue relevada de sus funciones como directora y que ya no se encuentra en la escuela, así y todo, no hubo voluntad de incorporarla a la escuela, dándole inseguras situaciones de trabajo, de algunas horas que podrían quedar vacantes, en uno y otro colegio. Señala que el referido fue enfático y crítico, de su decisión de ir a “acusarlos” a la inspección del trabajo, ya que él consideraba que estas situaciones se deberían arreglar en CORMUDESI y no que instituciones externas intervinieran, porque luego ellos tenían que pagar altas multas, planteandole que su denuncia la había realizado en base al conducto regular, pero que no había recibido ningún apoyo de partes de ellos y que no iba seguir exponiendo su salud, a los maltratos y malas prácticas laborales de parte de la directora de la escuela.

Indica que en la Inspección del Trabajo, el día viernes 16 de marzo del 2018, se entera que habían enviado una carta de término de contrato a la Inspección del Trabajo, la cual nunca recibió ni en forma personal, ni en su domicilio.

Afirma que en este caso existe varios indicios de vulneración: primero la correlación temporal del ejercicio de su derecho fundamental y la conducta lesiva de su ex empleador; segundo, la comparación del trato de su empleador a trabajadores que se encontraban en una misma situación y en especial la existencia de un clima de vulneración de derechos fundamentales relatadas por conductas persistentes de parte de su empleador.

En cuanto a la naturaleza indefinida de su contrato, señala que el artículo 25 del Estatuto Docente, dispone que la contratación de los profesionales de la educación en el sector municipal puede ser de dos formas; la primera consiste en la incorporación en calidad de titular, a la que se accede por concurso público y la segunda corresponde a la calidad de funcionarios contratados, que son aquellos que desempeñan una labor docente en forma transitoria, experimental, optativa, especial o de reemplazo de titulares.

Por su parte, el artículo 70 del Reglamento define estas últimas funciones expresando que: “Funciones transitorias son aquellas que requieren el nombramiento de un profesional de la educación sólo por un determinado período de tiempo, mientras se designe a un titular, o mientras sean necesarios sus servicios.

Un contratado desempeña labores docentes experimentales, cuando debe aplicar un nuevo plan de estudios o una nueva metodología o un nuevo material didáctico o audiovisual, por un tiempo determinado y cuyo resultado debe evaluarse desde un punto de vista técnico-pedagógico.

Constituyen labores docentes optativas las que se desempeñan respecto de asignaturas o actividades que tengan tal calificación en los planes de estudios.

Un contratado desempeña labores docentes especiales cuando deba desarrollar ciertas actividades pedagógicas no permanentes que no se encuentren entre aquellas que se describen en los incisos anteriores.

Los docentes desempeñan un contrato de reemplazo cuando prestan servicios en un establecimiento para suplir a otro docente titular que no puede desempeñar su función cualquiera que sea la causa y mientras dure su ausencia. Deberá establecerse el nombre del docente que se reemplaza y la causa de su ausencia”

Señala que en los contratos suscritos por su parte en los años 2015, 2016 y 2017, se estipula que “La Corporación Municipal de Desarrollo Social de Iquique, viene en contratar a don(ña) S.H.V.H., en calidad de DOCENTE (PLAZO FIJO), para que realice actividades de docencia propiamente tal, en el establecimiento que se individualiza en la cláusula tercera del presente instrumento”. Indica que su contratación se define como “plazo fijo”, concepto que no está contemplado expresamente en el Estatuto Docente ni en su reglamento, la que no está amparada por ley, de conformidad a artículo 25 y 70 del Estatuto Docente, pues su contratación no fue para prestar funciones del tipo experimental, optativa, especial o de reemplazo de titulares, ni para desempeñar labores docentes en forma transitoria, supeditada a una circunstancia adicional, esto es, que sea mientras se designe a un titular, o mientras sean necesarios sus servicios, circunstancias que tampoco concurren en la especie, pues prestó labores que presentaron continuidad en el tiempo, desde el 24 de abril de 2014 hasta el 28 de febrero de 2018.

Afirma que dado que la ley 19.070 no regula la continuidad sucesiva de contratos que se pactan a plazo fijo, se deberá recurrir supletoriamente a las normas Código del Trabajo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA