Sentencia nº O-125-2018 de 1er Juzgado de Letras de Buin, 17 de Junio de 2019 - Jurisprudencia - VLEX 794146805

Sentencia nº O-125-2018 de 1er Juzgado de Letras de Buin, 17 de Junio de 2019

Fecha de Resolución:17 de Junio de 2019
Emisor:1er Juzgado de Letras de Buin
 
EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA:

En Buin, a diecisiete de junio de dos mil diecinueve.

VISTOS, OÍDOS Y CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que comparece doña T. de J.R.A., operaria de taller, de 47 años de edad, domiciliada para estos efectos en calle Huérfanos Nº669, oficina 306, comuna y ciudad de Santiago, quien deduce demanda en juicio del trabajo de aplicación general en contra de su empleador Sociedad Comercial de Confección de Vestuario y Establecimiento Comerciales Ltda., también denominada COVESI LTDA., empresa del giro de su denominación, representada legalmente en los términos del artículo 4 del Código del Trabajo, por don R.G.C., ignora profesión u oficio, ambos con domicilio en A.P.N.° 358, comuna de Buin, Región Metropolitana, por los antecedentes de hecho y derecho que expone.

Refiere que la demandada, es una empresa de más de 30 años, que se dedica a la confección y distribución de uniformes escolares en la localidad de Buin. Asimismo, tiene el giro de lavandería y la importación, distribución y ventas de artículos y juguetes para niños, denominado “PEQUITOS”.

Sostiene que, ingresó a trabajar a la empresa demandada, bajo vínculo de subordinación y dependencia en el año 1991, para realizar las funciones de operaria de taller y labores diversas. Que, el transcurso de la relación laboral ha sido finiquitada e inmediatamente recontratada, por lo que lleva 27 años de trabajo continuo con la misma empleadora.

Expresa que el 01 de abril de 2015, firmó el último contrato de trabajo con la demandada, para realizar las labores de operaria de taller y labores diversas, funciones que ha venido ejecutando desde el año 1991. Dicho contrato reconoce la existencia de las relaciones laborales pre-existentes, estableciendo los términos que rigen la relación laboral entre las partes desde el momento de su otorgamiento en adelante, conforme lo indica la cláusula séptima del contrato.

Manifiesta que sus funciones de operaria de taller y labores diversas las ejecuta en la sucursal o local de mi empleador, ubicada en calle A.P.N., comuna de Buin. Las labores consisten en cortar con tijeras paños de telas, de diferentes tipos que vienen en grandes rollos, según el metraje requerido y según los moldes para la confección de ropa de uniformes escolares. Asimismo, indica que debía efectuar cualquier otra labor que le encomendara su jefatura, doña P.P., tales como ir a bodega de despacho que es el lugar donde llegan los uniformes escolares listos, entregárselos a los clientes, planchar la ropa confeccionada, entre otras.

Refiere que su jornada de trabajo era de 45 horas semanales, distribuidas de lunes a viernes, de 08:00 a 18:15 horas y los días viernes de 08:00 a 17:00 horas, por una remuneración mensual compuesta de un sueldo base de $361.000.- más gratificación legal garantizada, horas extras y asignaciones, dando una suma de $463.834.-

Explica que el día 28 de septiembre de 2015, alrededor de las 08:30 horas, con su compañera de trabajo, doña P.Z., debían cortar tela de poliéster, por lo que, se dirigieron a la bodega a buscar el rollo de tela para el trabajo encargado. Afirma que, a la bodega se accede a través de una puerta corredera e inmediatamente en forma continua, existe una escalera, la que tiene 4 peldaños para acceder a la planta baja de la bodega, lugar donde se almacenan los rollos de tela. Agrega que su compañera iba detrás de ella, y mientras se disponía a comenzar a bajar la escalera que se encuentra en forma continua a la puerta corredera, intempestivamente resbaló, torciéndose el pie izquierdo, cayendo con todo el peso de su cuerpo sobre éste en el segundo peldaño de la escalera en cuestión, para después quedar sentada en la escalera. De inmediato P.Z. corrió a pedir ayuda.

Expresa que aún sentada en la escalera advirtió que su pie izquierdo estaba hinchado, comenzando a sentir un dolor intenso. Minutos más tarde llegó al lugar, doña P.P., quien dispuso su traslado al Hospital de la Asociación Chilena de Seguridad. Con la ayuda de dos compañeros, don M.A. y don F.O., la trasladaron en el auto particular de la hija de don R.G.C., a la ACHS, agencia de Buin, lugar donde ingresó de urgencia, tomándole radiografías, se le inyectaron calmantes para los fuertes dolores en su pie izquierdo y en ambulancia fue trasladada al Hospital de la Asociación Chilena de Seguridad, en la ciudad de Santiago.

En el Hospital de la ACHS, ingresó de urgencia, nuevamente le tomaron radiografías en su pie izquierdo, indicándole que había sufrido una fractura trimaleolar en el pie izquierdo, artrosis subtalar izquierda post traumática, por lo que fue dejada hospitalizada para efectuarle una primera cirugía programada para el día 01 de octubre de 2015. Ese día fue operada del pie izquierdo, la que consistió en reducción abierta e implementación de osteosíntesis, siendo sometida a nuevas cirugías los días 10 de agosto de 2016, 20 de abril de 2017, 16 de noviembre de 2017 y 8 de noviembre de 2018, todas con la finalidad de intentar resolver las graves lesiones que había sufrido en tobillo y pie izquierdo, quedando con secuelas invalidantes, estando más de un mes hospitalizada.

Expone que después de salir del Hospital de la Asociación Chilena de Seguridad, inició un largo y doloroso proceso de rehabilitación, asistiendo a curaciones, controles médicos con especialistas en tobillo, además de psiquiatría y psicología, terapias físicas con kinesiólogos, para tratar la grave lesión en su pie izquierdo.

Añade que producto, de las lesiones que sufrió como consecuencia del accidente del trabajo, con fecha 21 de septiembre de 2017, fue declarada por Resolución de la Comisión de Evaluación de Incapacidad de la Asociación Chilena de Seguridadcon una incapacidad laboral equivalente al 70%, con la siguiente secuela: artrosis de tobillo, la que le impide caminar, desplazarse con normalidad, sufriendo dolores, cojeo, viéndose en la necesidad de usar bastones, encontrándose aún con licencia médica y reposo laboral. Como consecuencia del accidente, sufre de fuertes dolores en el tobillo izquierdo, no puede caminar ni desplazarse más de 50 metros debido a los intensos dolores y fatiga muscular, viéndose en la necesidad de ser ayudada por terceras personas en sus actividades básicas.

Señala que el accidente que sufrió da cuenta de la falta total de cuidado y medidas de seguridad por parte de su empleador, toda vez que, este no tomó las medidas de seguridad adecuadas, jamás se le efectuó una inducción en la que se le indicaran los peligros a los que se encontraba expuesta al transitar por las dependencias de la demandada, encontrándose el piso y la escalera donde cayó en malas condiciones. El piso era de cemento, resbaloso y sin tratamiento antideslizante y los peldaños de la escalera no contaban con gomas antideslizantes, no existe ningún programa o planificación de mantención de las escaleras y sus peldaños.

Refiere que el Hospital de la Asociación Chilena de Seguridad,calificó el siniestro como un accidente del trabajo, otorgándole las prestaciones médicas de rigor y proporcionándole los subsidios por incapacidad laboral que me franquea la Ley Nº16.744.

Sostiene que, tiene 47 años de edad, y con el producto de su trabajo mantenía a sus hijas de 16, 13 y 9 años de edad respectivamente, formando parte de 40% de la población más vulnerable de Buin y actualmente continua con licencia médica, por lo que ha sido víctima de un perjuicio de sufrimiento, padeciendo de intensos dolores, quedando con una horrible cicatriz producto de las operaciones, lo que le avergüenza. Asimismo, ha sufrido un perjuicio de agrado, ya que las lesiones la han privado de las diversas satisfacciones de orden social, mundano y deportivo que normalmente benefician a una mujer de su edad y condición.

Que la demandada ha incumplido la obligación legal y contractual establecida en el artículo 184 del Código del Trabajo, ya que el empleador está obligado a mantener y velar por la seguridad de sus trabajadores, debiendo adoptar las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y salud de los trabajadores, correspondiendo hacer responsable a la demandada de culpa levísima.

Que, además la demandada infringió los artículos 66, 67 y 68 de la Ley Nº16.744, artículos reglamentados por el D.S. Nº40, de 1969, del Ministerio de Trabajo y Previsión Social, así como 187, 210 del Código del Trabajo, en relación con los arts. 3; 36; 37 y 53 del D.S. Nº594, de 1999, del Ministerio del Trabajo y de Previsión Social.

Describe que las infracciones en que incurrió la demandada, dan origen a su responsabilidad contractual, siendo responsable de culpa levísima, y su obligación se resuelve en la de indemnizarme los daños provocados por su incumplimiento.

Las indemnizaciones que se cobran son las siguientes:

Daño moral: Este se produce con toda lesión, menoscabo, detrimento, molestia o perturbación a un simple interés del que sea titular una persona, como lo es la diferencia perjudicial entre la condición antes de sufrir el siniestro y la condición en que ha quedado con posterioridad al mismo, lo que le ha significado estar hospitalizada, ser operada en cinco ocasiones, tener tornillos, clavos y agujas en el pie izquierdo, haber perdido fuerza y movilidad de mi pie y tobillo izquierdo, además de sufrir de dolores constantes y no pudiendo caminar con normalidad, viéndose en la necesidad de ser asistida por terceros. Por lo anterior demanda por este concepto la suma de $150.000.000.-,en subsidio, demanda por este concepto, la suma mayor o menor que este Tribunal estime de acuerdo a la equidad, justicia y al mérito del proceso.

Lucro cesante: En este caso, este ítem corresponde a la diferencia entre la entidad de su patrimonio tal como estaba al momento del sufrir el accidente del trabajo de fecha 28 de septiembre de 2015 y el que tendría en un futuro probable por medio del aumento que no se realizará por causa directa de dicho siniestro...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA